top of page
Search
  • Liberto Bosch

La calma mental a través del Yoga

El yoga es una experiencia profundamente personal, un viaje de autodescubrimiento que va más allá de las posturas y movimientos. En su esencia, es una herramienta poderosa para calmar la mente y el cuerpo, para sintonizar con nuestra propia resonancia interna en medio del bullicioso concierto de la vida moderna.


Encontrar la quietud puede parecer una tarea titánica, especialmente cuando el estrés y las preocupaciones parecen estar siempre a la vuelta de la esquina. Sin embargo, dentro de la práctica del yoga, encontramos un oasis de calma, un remanso donde podemos descansar nuestra mente. La clave para acceder a este oasis es nuestra capacidad para centrarnos en un punto concreto: las sensaciones que experimentamos durante la práctica.


Cuando desplegamos nuestra esterilla de yoga, no estamos simplemente preparándonos para una serie de ejercicios físicos. Estamos abriendo un espacio sagrado para la exploración interna, donde podemos conectar con las profundidades de nuestro ser. Al mantener una postura de yoga, o asana, nuestra musculatura se activa. Cada fibra de nuestro cuerpo se despierta, se estira, se fortalece y cobra vida.


Prestar atención a esta musculatura activa nos ofrece un anclaje para la mente. Es como si cada músculo que se tensa nos llamase, nos invitase a habitar nuestro cuerpo con plena consciencia. Este anclaje es un faro en la niebla de nuestros pensamientos, un faro que nos ayuda a permanecer presentes y conectados.


En esta danza de tensión y liberación, también encontramos otro punto de enfoque. A medida que una parte de nuestra musculatura se tensa, su contraparte se estira. Este estiramiento es una canción de liberación, un susurro que nos invita a soltar y a rendirnos al flujo de la vida.


La respiración, ese hilo conductor entre cuerpo y mente, es otro ancla en nuestra práctica. Nuestra respiración puede verse modificada por la postura que estamos realizando o incluso por el esfuerzo requerido para mantenerla. Al sintonizar con el ritmo de nuestra respiración, encontramos una melodía constante en medio del caos. Cada inhalación es una invitación a la vida, cada exhalación es una liberación de lo que ya no necesitamos.


El contacto de nuestros pies, manos, o a veces las rodillas con la esterilla, también puede ser un punto de concentración. Este contacto nos ayuda a anclar nuestra atención, como un árbol que hunde sus raíces en la tierra. Nos recuerda que estamos aquí, presentes, conectados con el suelo que nos sostiene.


Sin embargo, es importante recordar que, al enfocar nuestra atención, debemos ser como un jardinero que cuida de un jardín diverso. Si observamos un solo punto durante demasiado tiempo, nuestra mente puede desviarse y perdernos en la maraña de pensamientos y preocupaciones. Al variar el objeto de observación, evitamos que el aburrimiento se instale y nos mantengamos alerta y presentes.


La práctica del yoga es, en esencia, un ejercicio de observación y atención. Al dirigir nuestra mirada interior hacia las sensaciones corporales que presentan la modificación de la postura, podemos mantener nuestra mente en un estado de quietud y calma. Esto requiere práctica y paciencia, pero con el tiempo, descubrirás que la mente, al igual que un río caudaloso, se puede calmar y apaciguar.



A través del yoga, podemos aprender a manejar el estrés y a soltar las preocupaciones. Esta práctica no es exclusiva de la esterilla de yoga. Puedes llevar estas lecciones contigo y aplicarlas en tu vida diaria. Porque, al final del día, la verdadera práctica del yoga no es solo sobre cómo nos movemos en nuestra esterilla, sino sobre cómo nos movemos en el mundo.

51 views0 comments

Comments


bottom of page